); Skip to content

Diablos de Lata de Riobamba

Hace varios años me ha llamado la atención el saber más acerca de los Diablos de Lata de Riobamba, especialmente por que gracias a mi trabajo he podido conocer varias tradiciones en el Ecuador y América del Sur en donde está presente este mitológico ser, que para muchos es el fiel representante de la maldad, sin embargo, en la mayoría de los casos, no representa lo que el inconsciente colectivo cree. En el caso específico de Riobamba, y luego de conocer varias Diabladas, como las de Píllaro, Oruro en Bolivia, las de Perú y Chile, he llegado a ver varias similitudes en sus máscaras y vestimenta, pero los Diablos de Lata de Riobamba se alejan bastante de esas coincidencias, en especial por sus caretas y vestimenta.

Para entender mejor que hay detrás de los Diablos de Lata, viajé a la ciudad de Riobamba y me reuní con los propietarios del taller de artes Yoli, de los últimos lugares donde aún se trabaja la hojalatería artesanal. Me recibieron la pareja de esposos Yolanda León y Arcangel Valdiviezo, este último viene de una larguísima tradición centenaria de hojalateros, que viene desde su bisabuelo Valentín Valdiviezo.

Su taller es un pequeño lugar en una casa colonial del tradicional barrio de La Dolorosa, que cada año, en las previas del Pase del Niño Rey de Reyes, el más importante de la ciudad, recibe varios clientes en búsqueda no solo de las caretas de diablo, sino también vende y alquila disfraces de los demás personajes que participan en estas festividades, como los payasos, perros, curiquingues, danzantes y sacha runas.

Arcangel me cuenta que de una plancha de tol, pueden realizarse alrededor de dos docenas de caretas, y que los precios varían de acuerdo al tamaño y cantidad de detalles y acabado, la más barata cuesta $15 y el precio puede llegar a los $100 en las más elaboradas, precios que en lo personal pienso que son bastante accesibles para la cantidad de trabajo que requiere cada mascara, ya que todo el proceso es elaborado a mano.

Mientras trabaja, Arcangel me cuenta que dentro de la cultura aborigen ancestral, no existía la maldad, son los españoles quienes nos traen la imagen del Diablo como el representante de todos los malos comportamientos del ser humano. Nuestros aborígenes ya tenían celebraciones en agradecimiento a la Tierra y al Sol, que con la llegada de las costumbres de España, se fusionan y aparece el Pase del Niño Rey de Reyes, que tiene personajes ancestrales, como los Sacha Runas, Perros, Danzantes, siendo los Diablos y Payasos los representantes de la cultura hispánica, todos comparten el mismo sentimiento de fe y agradecimiento al Niño Jesús, siendo el Diablo de Lata, el custodio, como un personaje distinguido, elegante y tentador por sus colores y elementos tangibles, como su vestuario y accesorios, e intangibles como lo es su característico baile, al ritmo de una tonada llamada María Manuela.

Los elementos básicos por los que está compuesta la vestimenta del Diablo de Lata de Riobamba son: zapatos de charol, pantalón negro de tela, 2 pañuelos para la cintura, camisón de color azul y rojo, pañuelo para la cabeza, careta de lata con trenza de cabuya amarilla con lazo rojo.

La creencia dice que una vez que se empieza a bailar como Diablo de Lata, debe hacerlo durante al menos 7 años seguidos, y en cada año, además de la vestimenta tradicional deberá llevar los siguientes accesorios según el tiempo que baile: el primer año llevará un cepillo para lustrar zapatos, el segundo una caja de fósforos y un espejo, el tercer año una cajetilla de tabacos, el cuarto año puede ser una botella de licor y un látigo, el quinto año un muñeco de diablo, curiquingue u oso, el sexto año va llorando con un pito, llamado también “diablo llorón, debido a que se acerca su último año para completar el ciclo, y el séptimo año saldrá con un farol, cabe mencionar que no es necesario dejar de bailar luego del séptimo año, puede seguir bailando con los elementos mencionados anteriormente, y solo usará el farol el año que decida dejar de bailar de diablo y empezar con otro personaje. Sin embargo, existe un elemento en común para todos los Diablos, desde el que empieza a bailar como el que tiene más experiencia, y se trata de “La Sonaja”, que como me cuenta Arcangel, es el instrumento del Diablo, ya que durante todo el trayecto del Pase del Niño Rey de Reyes, no paran de hacerla sonar al ritmo de la música.

Existen 4 tipos de caretas, según el tiempo en el cual esté bailando el personaje, por ejemplo, hay muchos niños que empiezan a bailar desde muy tempranas edades, entre los 2 y 5 años, en ese caso usarán la careta de “Guagua Diablo”, que son las más pequeñas, luego conforme crezca, o si alguien inicia a bailar en la adolescencia, usarán la careta de “Diablo Joven” que se caracteriza por ser más alargada y ancha que la anterior, conforme se sigue bailando podrá usar la careta de “Señor Diablo” que es la más usada, debido a que la mayoría de personas que bailan ya son adultos, y el último tipo de careta es la del “Diablo Viejo”, la misma la usarán quienes ya bailaron más de 7 años, y se caracteriza por tener bigote, barba más larga, cachos prominentes, además de trenzas de cabuya de más colores.

El Pase del Niño Rey de Reyes es el más importante de la ciudad de Riobamba, se lo realiza todos los años cada 6 de enero, con un proceso previo de una novena hasta el 5 de enero, día en el cual se realizan las vísperas, y los Diablos de Lata empiezan a prepararse e incluso a bailar, como una antesala al gran día. A continuación les comparto una galería que muestra un poco de este proceso de la vestimenta de los Diablos de Lata, gracias a la apertura del señor Hugo Salgado y el grupo Jatun Danza, que me abrieron las puertas para la realización de este fotoreportaje.


El Niño Rey de Reyes es una imagen venerada desde el año 1797, propiedad de la familia Mendoza del tradicional barrio Santa Rosa en el centro de Riobamba, este pase del niño es el más grande y popular, debido a que se le atribuyen varios milagros a la imagen que se la venera y agradece cada año, gracias a la labor de los priostes, que son los encargados de organizar y gestionar todos los eventos durante la novena, vísperas y el Pase del Niño del 6 de enero. Los priostes de este año fueron: Gabriel Ochoa Jara, Iván Arregui Pazmiño, Sebastián Mendoza, Fabian Gonzales, Luis Mendoza, Paola Segovia, Paúl Gonzales y Jorge Ramos.

Tradicionalmente, el recorrido llegaba a la iglesia de la Loma de Quito, pero con el pasar del tiempo el lugar quedaba muy pequeño para tantos adeptos, por lo que a partir de este año, el Niño Rey de Reyes sale desde el oratorio de la familia Mendoza, hasta la misa campal en el Estadio Olímpico de Riobamba, lugar desde el cual salen cientos de comparsas que vienen de diferentes lugares de la provincia y el país, y recorrerán la Av. Daniel León Borja, bajando por la 10 de Agosto, hasta retornar al oratorio en el barrio Santa Rosa, una ruta que le toma a cada comparsa alrededor de 3 horas, en las que en ningún momento dejan de bailar, motivados siempre por la fe al Niño Rey de Reyes. En el caso de los Diablos de Lata, es el momento en el que deben mostrar sus elegantes pasos de baile, siempre con la sonaja en sus manos, se pudo ver cientos de estos personajes durante el recorrido que durará alrededor de 8 a 10 horas hasta que llegue el último grupo al oratorio. El grupo más grande de Diablos de Lata son lo del barrio Santa Rosa, con más de 150 miembros entre niños, jóvenes y adultos, es el lugar ideal para empezar a bailar de Diablo, y con el tiempo se han ido formando varios grupos, que hacen de esta tradición, la única en su tipo en el país, y por que no decirlo, del continente americano. A continuación les comparto una galería de lo que pude captar durante el Pase del Niño Rey de Reyes:

Quiero agradecer a Yolanda León y Arcangel Valdiviezo por abrirme las puertas de su taller, al señor Hugo Salgado y al grupo Jatun Danza por permitirme fotografiarles durante dos días seguidos mientras son parte de esta hermosa tradición que cada año recibe más adeptos, y más visitantes de todo el país. Si llegaron hasta el final de este fotoreportaje, les agradezco por haberlo leído, espero que sí les gustó me ayuden compartiéndolo.


Todos los Derechos Reservados / Prohibida se reproducción total o parcial, sin previa autorización del autor.

Gabriel Díaz Visual Storytelling 2019